18.5.17

autoparodia

foto de kris



Tengo
lo que tengo:


                     Años.
                                Memoria.
                                                  Edad.

Esta edad.
Más allá, nada.
Una nada amable
como de páramo níveo
o extensa
como de tundra siberiana.
Una nada común
infértil
y vulgar.

Porque no he construido.
No he concebido.
No he erigido familia.

La inercia
no edifica euforias.
Sólo argumenta el movimiento.
Sólo hace válida la repugnancia
de lo cotidiano.




Ojalá ahí lejos mis recuerdos
para que ellos
sí puedan llorarme un día.

17.5.17

arquitectura

Jules Frederic Ballavoine



No sé cómo
qué mano precisa
moldeó todos esos espacios
que poseen los cuerpos
para albergar la culpa.
Espacios donde descansa
tan perfectamente custodiada
que uno no podría imaginarlos
nunca
jamás
recibiendo besos
o caricias.

Mira
observa esa región
a medio camino entre
los párpados
y el borde supraorbitario
o también
la fosa clavicular
—fosa sin duda—
que amenaza al cuello.
Fíjate ahí
bajo el esternón
donde se extiende la nocturnidad
la obstinada plegaria.
Sí, en las falanges
temblorosas
donde se consuma el rechazo.

¿No lo ves tú también?

Esta carne es así:
un templo abandonado
que un día
conquistarán las flores.

15.5.17

discontinuidad

reprise



Meritorio es
haber llegado hasta aquí
sin ilusiones
ni esperanzas.
Sin las agallas que poseen
aquellos que albergan palabras
para callar
o concebir.
Meritorio haber llegado
bajo la imposición
de una herencia
y un dolor
seco y extinto
de congoja omnipresente.
Haber llegado
sin el abrazo
sin el fruto.

Estoy sin querer
pero queriendo,
haciendo acopio
de la generosidad, del hígado devorado
del silencio inaudito.

Y ojalá
no aferrarse
no continuar porque sí.

Porque cuesta tanto amar a solas
las cosas que amo
de este modo,
cuesta tanto
refundar el lenguaje
que temo que la respuesta sea
la encarnizada mudez

y que la pregunta sea
la vida misma

despojada

deshojada.
+