2.10.17

venga, ya pasó

lisa marie







Ya no sangra.

Pero, a veces

me acuerdo de cuando sangraba.

Y es casi lo mismo.

Almirall

aldo chaparro




Dicen que con su altura 
representa un pasado glorioso
de industria y trabajo
de humo, carbón;
ensordecedor ruido.

Pero los que la construyeron, 
y colocaron meticulosamente
la ciclópea masa de ladrillos
uno por uno
no tenían ni idea
no sabían
que un día
serviría a otras razones
más amables,
más delicadas.
No se imaginaban
que marcaría el lugar
la cruz del mapa
para amores
y verdades
más acordes con su esbeltez
y asombro
que cualquier miseria pasada.

Los que la construyeron 
no sabían
que esa chimenea
nunca habría de caer; 
que el lustre de su cerámica
se mantendría firme
así como el ímpetu de los niños
que juegan a sus pies.

Y así será.

Así será porque
existe un anhelo de infinitud
en aquellos lugares
a los que uno 
ya no puede volver. 

16.9.17

la memoria de los pulmones

jacob lambert



Septiembre ondeaba
en la mañana
y aire gélido
de sequedad desafiante
reafirmaba la memoria del tacto.

Y no conformándose con agrietar los labios
ni sonrojar globos oculares
o erizar la piel
le ha parecido bien llevarme lejos
a lugares que fueron
por culpa del frío
y por culpa de los abrazos.

Porque es cierto:
siempre he sabido sonreir
tras la bufanda.

Y así han ido desfilando,
no por la mirada
(hace tiempo que la niego, ni me sirve)
sino por mis pulmones
henchidos de agujas
otras calles
otro tiempo:

Carrer del Taulat

Gordóniz kalea

Antoninus Pius

Sí.
Qué inmensa dicha
esconder la historia del frío
(porque hay que escribir más sobre él)
sucumbir lo congelado
que igual no duele mucho
-se entumecerán los miembros
y se ralentizará el pulso
sin más-.
¿Qué rostro dejan aquellos
que renuncian al calor?
Les encuentran con una mueca sonriente
preguntándose
qué caricia sucedió
para un adiós tan feliz.
+